Luis Sánchez Ortiz, Director de Administración del ESRF: “Con el nuevo acelerador España ha obtenido un retorno industrial superior al 200% de su contribución”

Luis Sánchez Ortiz, Director de Administración del ESRF

Luis Sánchez Ortiz es economista y tiene más de 25 años de experiencia profesional, principalmente en el sector público y en el ámbito internacional donde ha tenido la posibilidad de conocer organizaciones científicas de diferentes países.

Comenzó en el Servicio de Estudios de la Dirección General de Economía de la Comunidad de Madrid donde se ocupó de asuntos relacionados con la adhesión de España a la Unión Europea y la adaptación de las políticas públicas en la región de Madrid. A comienzos de la década de 1990 se incorporó al CDTI y pasó a formar parte de la Delegación española de la Agencia Espacial Europea (ESA) donde fue responsable de los asuntos financieros y administrativos, representando España en el Comité de Finanzas y en el Comité de Relaciones Internacionales.

En el sector público también fue designado Director Gerente de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), creada con el objetivo de promover la generación de conocimiento y la transferencia tecnológica.

En 1995 se incorporó al ESRF como Jefe del Servicio de Auditoría Interna y años más tarde fue elegido para dirigir la División de Administración de este organismo internacional, cargo que desempeña actualmente.

En su larga trayectoria profesional. ¿Cuáles han sido sus objetivos principales?

En cada etapa, los objetivos han sido claramente diferentes. En 1986, España acababa de incorporarse a la entonces Comunidad Económica Europea y el objetivo asignado al equipo ad-hoc creado en la Consejería de Economía de Madrid fue el de planificar y desarrollar los nuevos instrumentos de política económica regional, adaptándolos a las reglas e instrumentos comunitarios.

En el CDTI, mi ingreso coincidió con la doble devaluación de la peseta, lo que puso en dificultad mantener el nivel de participación de España en los programas de la ESA y lograr un óptimo retorno para la industria española. El gran esfuerzo de todo el equipo del que formé parte consistió en mitigar el impacto y conseguir mantener la participación industrial española en los niveles de años anteriores.

Por otra parte, con la puesta en marcha de la FECYT, de sus programas propios y de aquellos encomendados por el entonces Ministerio de Ciencia y Tecnología, o en mi nueva etapa como Director de Administración del ESRF he contribuido, desde mi esfera de responsabilidad, a la realización de las dos fases del programa “Upgrade” cuya inversión asciende a 330 millones de euros. También en la definición e introducción de modelos de planificación y sostenibilidad financiera a largo plazo de los costes de personal que representan, aproximadamente, el 60% del presupuesto anual. Otro aspecto importante ha sido promover la motivación profesional, tan importante en las organizaciones.

¿Qué supuso para usted la experiencia de trabajar en el CDTI?

Trabajar en este organismo ha sido, sin duda, la experiencia profesional que más claramente me ha marcado en lo que ha sido mi carrera profesional ligada, desde entonces y casi en su totalidad, a instituciones de carácter científico y tecnológico, dentro y fuera de España. Técnicamente, fue un proceso de aprendizaje y consolidación profesional muy intenso y gratificante.

No obstante, y lo más importante fue que, como experiencia personal, coincidí con un grupo de personas de una enorme calidad profesional y humana y del que aún me enorgullezco de haber formado parte.

El CDTI promueve la participación española en varios programas internacionales, ¿cómo cree que ha evolucionado este organismo en estas últimas décadas?

Desde fuera, mi impresión es que el CDTI ha sabido mantenerse como la Agencia de referencia en materia de innovación en España. Por otra parte, quisiera resaltar su capacidad para diseñar nuevos instrumentos de financiación y gestión de la innovación empresarial y fomentar la colaboración público-privada.

En estos años, el CDTI ha crecido en personal y recursos y, especialmente, cabe destacar su presencia internacional en algunos laboratorios europeos y oficinas en el exterior, lo que pone de manifiesto su vocación de fomentar la internacionalización del sector innovador español.

Foto ESRF. Panorámica general del ESRF

En 2012 se incorporó al ESRF como Director de Administración. Como directivo de esta organización, ¿qué retos tiene que afrontar el ESRF a corto plazo?

Dentro de la ejecución de la segunda fase del Programa Upgrade, denominado ESRF-EBS (Extremely Brillant Source), aprobada en 2014 y que acabará en 2023, el ESRF ha finalizado recientemente la construcción y puesta en marcha de su nuevo acelerador. Así, en los próximos años nuevas estaciones experimentales o Beamlines estarán disponibles para aprovechar las posibilidades que ofrece este nuevo acelerador. El reto estará, sin duda, en mantener la capacidad del ESRF para seguir atrayendo jóvenes científicos de todo el mundo; en la disponibilidad de las tecnologías necesarias y en la facultad de crear la óptima infraestructura para extraer, almacenar y poner a disposición la ingente cantidad de datos científicos que generan los nuevos experimentos.

¿Qué presupuesto anual tiene el ESRF?

El ESRF cuenta con un presupuesto anual cercano a los 100 millones de euros, de los que los países miembros y asociados contribuyen con, aproximadamente, el 93%; el resto procede, principalmente, de la participación privada en proyectos de investigación, de programas europeos y de acuerdos de colaboración.

¿Cuántos trabajadores integran la plantilla?

Actualmente trabajan, aproximadamente, 650 personas procedentes de más de 40 nacionalidades y de los que más de la mitad son científicos e ingenieros. La plantilla la completan 200 técnicos y 75 administrativos.

Foto ESRF. Hall Experimental ID01

Periódicamente, más de mil proyectos de todo el mundo compiten para realizar experimentos en las instalaciones del ESRF, de estos ¿cuántos son seleccionados? ¿qué criterios de selección se emplean?

En realidad, en un año normal de operación se reciben cerca de 2.500 propuestas de investigación pública, de las que se seleccionan menos de mil. La selección, basada en criterios de excelencia científica, se realiza a través de los denominados Beamtime Allocation Pannels (BTAP), compuestos por expertos mundiales en cada una de las disciplinas y que son coordinados por los dos Directores Científicos del ESRF.

A nivel privado, ¿las entidades pueden hacer uso de las tecnologías del ESRF? ¿De qué manera el ESRF impulsa la transferencia tecnológica?

En efecto, los rayos X sincrotrón son utilizados, cada vez más, por la industria ya sea en colaboración con universidades u otras instituciones públicas, o a través de servicios prestados directamente por el ESRF.

La información facilitada permite a la industria obtener un mejor conocimiento de sus nuevos productos y mejorar sus procesos de fabricación. Hoy en día, el ESRF presta sus servicios a una amplia gama de sectores industriales, desde la industria farmacéutica y biotecnológica, hasta alimentos y productos para el hogar, el cuidado personal, la metalurgia, la electrónica, la ingeniería, la industria química, la energía y muchos otros.
Asimismo, determinadas tecnologías son disponibles directamente o a través de acuerdos con empresas (licement agreement). Para ello, el ESRF cuenta con un Departamento de Desarrollo de Negocio dentro de la División Experimentos. Aquellas empresas que estén interesadas pueden contactar con su coordinador Edward Mitchell.

Foto ESRF. Túnel con el nuevo acelerador EBS

Como ejemplo, ¿cuánto cuesta cada línea de luz del sincrotrón?

Construir una línea de luz (Beamline) que no requiera una infraestructura exterior propia cuesta, aproximadamente, 5 millones de euros. En lo que se refiere a la operación, depende de la óptica de cálculo que se adopte. La infraestructura, el personal y los gastos corrientes del ESRF están dimensionados para que sus 31 Beamlines públicas y las 13 Beamlines pertenecientes a los países miembros puedan estar en funcionamiento durante las 24 horas los 7 días de la semana.

El ESRF se dedica a producir radiación electromagnética de una calidad excepcional para abordar investigaciones científicas en ámbitos tan variados como la biología, química, medicina, etc. En su acelerador de partículas de órbita cerrada los rayos X producidos son 10 billones de veces más brillantes que los utilizados en las radiografías.

En los próximos años, ¿qué tecnologías van a evolucionar más gracias a los proyectos que se están desarrollando en sus instalaciones?

Los proyectos que se desarrollan en el ESRF son multidisciplinares y requieren ir más allá de los límites actuales en términos de estabilidad, posicionamiento y adquisición y procesamiento de datos. En el futuro se utilizará más la ingeniería mecatrónica como combinación de la mecánica, la electrónica, la robótica y la informática.
Un ejemplo sería el caso de un monocromador que requiere un conjunto de tecnologías que van más allá de la mecánica simple y precisa de sólidos conocimientos en óptica, Tratamiento de señal, programación, etc.

¿Cuáles han sido los principales hallazgos del ESRF?

Con una trayectoria de 30 años de excelencia científica es realmente difícil identificar solo algunos ejemplos de gran impacto en la ciencia y en la sociedad. No obstante, quisiera resaltar algunos proyectos en los que los investigadores y las investigadoras de España están alcanzando grandes logros como es el caso de la investigación desarrollada en el ESRF por Monserrat Soler López en el ámbito del Alzheimer, o los proyectos desarrollados en la línea de luz española CRG BM25-SpLine, dedicada a investigaciones estructurales que utiliza dispersión de rayos X principalmente en ciencia de materiales y está especializada en la combinación de técnicas de difracción y espectroscopia.

Quisiera hacer una última referencia sobre la participación del ESRF en los avances en la lucha contra la enfermedad del COVID-19. Los médicos pueden usar imágenes del tórax para diagnosticar a las personas que tienen síntomas de COVID-19 pero, hasta ahora, no se sabía si dichas imágenes serían lo suficientemente precisas para diagnosticar la enfermedad en personas con sospecha de infección.

En el ESRF, mediante tomografía de propagación de fase de alta energía, se han analizado pulmones humanos infectados. Estos estudios han demostrado que esta tecnología proporciona hasta 1.000 veces más de sensibilidad y permite resolver detalles sin precedentes que revelan el daño causado por COVID-19, conectando desde las principales vías respiratorias hasta la microvasculatura más fina en un pulmón intacto. Estos resultados permitirán a los médicos comprender las lesiones que el COVID-19 causa en nuestros órganos a nivel celular.

¿Cuál es la velocidad máxima a la que las partículas se aceleran?

En el ESRF las partículas que circulan son electrones y lo hacen a una velocidad cercana a la velocidad de la luz, en concreto a 0.999999996 veces su velocidad.

¿Qué queda por conocer del estudio de la materia?

El nuevo acelerador de partículas, a disposición de la comunidad científica desde agosto de 2020, produce rayos X que son 10 billones de veces más potentes que los de los equipos médicos convencionales, lo que permite penetrar en mayor profundidad en la materia. El ESRF proporciona nuevas herramientas para la investigación de la estructura de la materia viva y los materiales a escala atómica, con aplicaciones en numerosos campos que incluyen la salud, la energía, el medio ambiente, los nuevos materiales industriales sostenibles, así como también el patrimonio cultural y la paleontología.

Así, como ya he mencionado anteriormente, será posible escanear un órgano humano a una resolución extremadamente alta para comprender mejor el proceso de infección en enfermedades tales como la COVID-19 y así poder diseñar vacunas o medicamentos para interferir y detener esta interacción. También la capacidad de mapear el cerebro humano tendrá importantes implicaciones para las enfermedades neurodegenerativas. Asimismo, cada vez tienen más notoriedad las tecnologías emergentes basadas en la arquitectura de redes neuronales artificiales. Por otra parte, también será posible trazar la presencia de nanopartículas en el suelo o en los productos de uso cotidiano que hasta ahora eran indetectables y, con ello, evaluar mejor su potencial toxicidad para la salud o el medio ambiente.

Como se puede apreciar, estamos ante enormes posibilidades que permitirán a los científicos comprender mejor la vida y el mundo que nos rodea y hacer visible lo invisible.

Foto: ESRF. Hall Experimental ID20

¿Cuántos experimentos se están realizando actualmente en sus instalaciones?

2019 y 2020 han sido años atípicos ya que durante este periodo se ha procedido al desmantelamiento del anterior acelerador y a la instalación y puesta en funcionamiento del nuevo acelerador de partículas, así como a la actualización de un gran número de Beamlines. Desde septiembre pasado, los experimentos han vuelto a formar parte de la vida normal del ESRF a pesar de las restricciones causadas por la pandemia. Nuestra previsión es volver a la normalidad este año, con niveles incluso superiores a los años precedentes donde se realizaban unos 1.000 experimentos anuales.

¿Cuántos investigadores y empresas están realizando experimentos?

El ESRF acoge cada año unos 10.000 investigadores. Respecto a los clientes del sector privado, en 2018 el ESRF prestó servicios científicos y tecnológicos a 125 empresas.

Por otra parte, me gustaría destacar que las Universidades y los Centros Públicos de Investigación españoles disponen de una fuerte presencia en la investigación pública desarrollada en el ESRF equivalente a la contribución económica que realiza España. En el caso de la participación del sector innovador español, la situación es diferente pero no cabe duda que, en los próximos años, se incorporará para acceder a las posibilidades que ofrece el nuevo acelerador y las tecnologías asociadas.

¿Qué países son los que más contratos consiguen?

En primer lugar, Francia como país anfitrión. Sus empresas acceden a contratos ligados a la prestación de servicios y con fuerte presencia del capital humano tanto en los ámbitos de mantenimiento, reparaciones y construcción. A continuación, Alemania y Reino Unido.

Durante la fase Upgrade, todos los países, a la excepción de Rusia que se incorporó en 2015, han mantenido una posición equilibrada en el retorno industrial. La posición de España en este ámbito es muy satisfactoria.

¿En qué áreas tecnológicas destaca España?

El sector tecnológico español ha estado presente en el ESRF desde su creación, hace 30 años, sobre todo en el ámbito de la ingeniería mecánica para la puesta a disposición de piezas de mediana y gran dimensión y también en el desarrollo e integración de subconjuntos complejos.

Esta presencia se ha incrementado, enormemente, desde la puesta en marcha de las inversiones relacionadas con el programa Upgrade, y más en concreto con la instalación del nuevo acelerador, con un coste cercano a los 100 millones de euros, y donde las empresas españolas han obtenido, a través de concursos internacionales, el 9% del valor de los contratos, principalmente en ingeniería mecánica, lo que ha supuesto que España haya obtenido un retorno industrial superior al 200%.

A este respecto, quisiera señalar la labor que realiza el CDTI en su papel de Industrial Liaison Officer (ILO) y el apoyo que hemos recibido por su parte en la identificación y seguimiento de empresas españolas a las que dar la posibilidad de participar en los concursos que, en algunas ocasiones, pueden dar lugar a contratos. El resultado es más que elocuente.

A medio plazo, ¿qué potencialidad cree que tiene la industria española teniendo en cuenta los experimentos que está realizando en el ESRF?

El ESRF ha sido, de nuevo, pionero en el desarrollo de nuevas tecnologías en aceleradores y estaciones experimentales en radiación sincrotrón y, concretamente, el modelo ESRF-EBS está siendo exportado a otros laboratorios de Europa, USA y Japón, principalmente. No cabe duda del potencial que esto representa y representará para las empresas tecnológicas españolas que han participado en la construcción del nuevo ESRF.

En el ámbito de la formación y divulgación, ¿qué tipo de programas llevan a cabo?

En materia de formación y divulgación, el ESRF es muy activo, de hecho, forma parte de su ADN formar a las nuevas generaciones de científicos y promover la cultura y la vocación científica.

El ESRF cuenta con programas de posdoctorado y de realización de tesis doctorales con, aproximadamente, un centenar de beneficiarios dentro de su plantilla.

Otros ejemplos destacables son la participación, junto a otros laboratorios, en el programa HERCULES dirigido a estudiantes, PhD y jóvenes científicos, o el programa educativo Synchotron@School dirigido a estudiantes de instituto a quienes se les invita a pasar un día en el ESRF y realizar un programa de talleres experimentales que les permita construir un proyecto de investigación y descubrir la ciencia en un entorno internacional. Cada año participan unos 1 500 estudiantes.

Además de las publicaciones dirigidas al público en general o a la comunidad científica, en materia de difusión y divulgación ocupan una parte significativa de la actividad del Departamento de Comunicación las redes sociales, los medios informativos, así como la elaboración de material audiovisual de gran interés para conocer, en detalle, la actividad del ESRF.

El CDTI

El CDTI es el órgano de la Administración General del Estado que apoya la innovación basada en conocimiento, asesorando y ofreciendo ayudas públicas a la innovación mediante subvenciones o ayudas parcialmente reembolsables. El CDTI también internacionaliza los proyectos empresariales de I+D e innovación de empresas y entidades españolas y gestiona la participación española en los organismos internacionales de I+D+I, como Horizonte2020 y Eureka, y en las industrias de la Ciencia y el Espacio. Adicionalmente, a través de la iniciativa Innvierte Economía Sostenible, apoya y facilita la capitalización de empresas tecnológicas.

+info en:

Este contenido es copyright © 2021 CDTI, EPE. Está permitida la utilización y reproducción citando la fuente (revista digital perspectivacdti.es) y la identidad digital de CDTI (@CDTIoficial).